Dimarts, 09 Octubre 2018 11:58

Doctor Albert Estrada: "el mundo está lleno de pruebas científicas que demuestran la viabilidad de la inmortalidad"

Escrit per

Licenciado en medicina por la Universidad Autónoma de Barcelona y especialista vía MIR en Bioquímica Clínica.

Es miembro, entre otras, de la Sociedad Española de Química Clínica, la Associació Catalana de Ciències del Laboratori Clínic y la Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides. Trabaja como asesor cannabico en la reducción de riesgos y la atención a usuarios terapéuticos para asociaciones cannábicas como RDM y Green Age e imparte conferencias sobre prevención y reducción de riesgos en el uso de cannabis.

 

  • ¿Cómo recuerda su infancia y a qué edad le despertó el interés por la medicina?

Tanto mi madre como mi padre son médicos. En mi casa, siempre he oído hablar de términos médicos y se ha convivido con la medicina. Recuerdo que, a veces, aparecía en televisión alguien famoso, con la cara hinchada, y mi padre o mi madre decían –“¡Cómo está éste de corticoides!” Me daba la sensación de que tenían acceso a un conocimiento secreto sobre qué le pasaba a la gente, y a la vez, era un conocimiento que, en mi hogar, era común, así que supongo que, desde muy pequeño, he tenido la percepción que, si no sabía medicina, era como si no supiera leer, o conducir… en mi entorno era algo que, llegada la edad adecuada, te tocaba aprender, o al menos así lo percibía yo, porque mi madre, por ejemplo, siempre me desalentó de estudiar medicina. Ella me recomendaba que estudiase arquitectura. Mi infancia la recuerdo muy feliz, jugando en las ruinas del anfiteatro romano de Tarragona y viajando muchísimo los veranos, por toda Europa, con una caravana que, por cierto, mis padres aún conservan.

 

  • ¿Cómo fueron sus primeros años de trayectoria profesional?

Siempre he tenido inquietudes muy diversas, de modo que, cuando estaba terminando la carrera, me di cuenta de que quería perseguir muchas cosas y muy dispares, no solo centrarme en el campo médico. Eso hizo que buscase campos de especialización que me permitiesen compaginar mi trabajo como médico con mis otros muchos intereses. Valoré la opción de la medicina forense (y, de hecho, llegué a dedicar algunos meses a preparar oposiciones) y, finalmente, obtuve la especialidad por vía MIR de Bioquímica Clínica. Mis primeros años en el laboratorio, tanto en la fase de formación en la residencia como los posteriores, ya como adjunto, los recuerdo con cariño, aunque se trataba de algo que, para mí, poco o nada tenía que ver con la carrera que había estudiado. Llevar un laboratorio se parece más a llevar una fábrica que a tratar pacientes. Algunos de mis compañeros de especialidad no lo ven de ese modo, y celebro que así sea, pero sin duda para mi esa es la experiencia subjetiva que tengo. No obstante, ya que, como he dicho, tengo gustos muy variados, este tipo de actividad no me resultaba desagradable en absoluto. Era algo bastante cómodo.

 

  • ¿Y los siguientes?

En una siguiente etapa, cuando comenzó la crisis y los recortes, me reenfoqué, más por azar que por propia decisión, hacia la asesoría terapéutica de pacientes usuarios de cannabis. Ha sido una etapa muy bonita e interesante. Me ha permitido explorar y descubrir un mundo muy poco conocido, y me ha abierto la mente un poco más. También ha sido una etapa de mayor soledad y autonomía. Como bioquímico clínico nunca estás aislado, necesitas un laboratorio, con técnicos y personal de enfermería, te integras en la estructura jerárquica de un hospital, existen asociaciones profesionales y formación reglada… en el campo del cannabis, tú te lo guisas y tú te lo comes, y eso tiene su lado bueno y su lado malo, pero bueno, ese “aprender a valerse por uno mismo” me ha venido muy bien ahora que tengo que abrir camino en otro campo dónde todo está por hacer como es el de la criopreservación.

 

  • ¿Por qué eligió el sector de la medicina y no otro?

La pregunta más bien es, ¿cómo hubiera podido elegir otra cosa? A parte de que es lo que he mamado desde pequeño, para mí todo apuntaba en la misma dirección. La carrera en sí es preciosa, he aprendido y vivido cosas casi a diario que mucha gente no experimenta siquiera una vez en la vida. He estado presente en varios partos, he visto como se enfrentaban a la muerte muchas personas, o a situaciones traumáticas, como la amputación de un miembro. He visto casos de niños que habían sufrido abusos sexuales a manos de sus propios padres, he hablado en profundidad con gente que ha intentado quitarse la vida… Además, la medicina te confiere unos conocimientos que siempre serán útiles, en cualquier circunstancia, tanto si mañana estalla una guerra como si mi avión se estrella en una isla desierta… como si quiero ayudar al vecino del cuarto tercera. La medicina (cada vez menos, no obstante) ofrece también prestigio social. Un prestigio, tengo que decir, que nos ha sido legado por los médicos que nos han precedido, que se lo han ganado a pulso con su sacrificio y esfuerzo. No se me ocurre que otra carrera podría haber estudiado, de no elegir medicina.

Quizá, otra idea clave para comprender mi respuesta y mis elecciones es que, en realidad, no siento que, por haber cursado medicina haya renunciado a explorar ningún otro campo del saber humano. La informática, por ejemplo, me encanta. De pequeño hacía mis pinitos programando en Basic, y, aunque, por supuesto, me he quedado muy atrás, sigo teniendo interés en aprender más sobre computación. La literatura me apasiona. Tal vez, cuando tenga tiempo, pueda explorar esa faceta de mi creatividad, etc.

 

  • ¿Desde cuándo le interesa el tema de la criónica?

De nuevo desde la más tierna infancia. Mi padre es uno de los principales promotores de la criónica y de la prolongación de la vida en España y, desde muy pequeño, me he criado con eso. Nunca he tenido intención de morir, ni él tampoco, y a día de hoy la criónica parece ser la opción más interesante a estudiar. Es un salvavidas con el que siempre he contado.

 

  • ¿Qué es la criopreservación humana?

Consiste en preservar, a temperaturas extremadamente frías, los cuerpos de los pacientes por los que la medicina actual no puede hacer nada una vez se les ha declarado legalmente muertos, con la esperanza de ser capaces en el futuro de revertir ese estado de vitrificación (que no congelación como suele decirse por ahí) y de tratar las patologías que aquejen al paciente de modo que se le pueda recuperar con plena salud.

En el momento inmediatamente posterior al fallecimiento legal iniciamos una serie de protocolos de biopreservación destinados a proteger al máximo la estructura y viabilidad biológica del cerebro del paciente y a reducir su temperatura, hasta que finalmente se alcanzan los -196 ºC, momento en el que se puede sumergir al paciente en una criocápsula llena de nitrógeno líquido para su conservación indefinida.

 

  • Muchas felicidades! Tenemos constancia que a finales de año en Valencia se abre el primer centro pionero en Europa de criopreservación y usted es el doctor que lo coordina…

Bueno, creo que en esto el mérito no es mío. La persona que, durante años, ha recabado la información y conocimiento en la materia que yo he aprovechado es mi padre, el Doctor Luis Estrada. La persona que ha impulsado el proyecto y convencido a los inversores es mi jefe, Javier Tapia. Las personas que han realizado las primeras criopreservaciones y han abierto camino y generado la información científica en la que nosotros nos apoyamos son muchas otras… Yo lo único que he hecho ha sido aceptar una oferta de trabajo que puede salvarme la vida a mí y a mis seres queridos… y espero que a muchísimas otras personas más.

 

  • ¿Cuántos pacientes están apuntados hoy en día en CECRYON para ser criopreservados en el futuro?

Bueno, todos los trabajadores tenemos intención de criopreservarnos, y esto se extiende a nuestras familias. Externos a la organización nos han contactado ya una veintena de clientes y estamos cerrando la firma del contrato con media docena de ellos. De momento, todavía estamos en fase de construcción, como ya sabe. Nuestra capacidad para absorber clientes, al principio, será limitada, y además no queremos pillarnos los dedos. Si adquirimos un compromiso con un determinado número de personas nuestra prioridad es asegurarnos de que, en caso de que fallezcan, les podemos ofrecer el servicio prometido, de modo que no vamos a tener prisa a la hora de crecer. Queremos pisar sobre seguro siempre.

 

  • ¿Cree que a día de hoy la gente está más abierta a este tipo de tratamientos? ¿Cuáles son las consultas con mayor frecuencia que os hace la gente?

Sorprendentemente sí. Piense que llevo toda la vida defendiendo la criopreservación y su viabilidad, y siempre me había encontrado con miradas suspicaces, pero, de un tiempo a esta parte, parece que la idea ha calado entre la gente y no me extrañaría que, en muy poco tiempo, la criopreservación sea una opción más para la mayoría de personas.

La gente nos pregunta de todo. Yo creo que la principal duda viene del hecho de vitrificar a los pacientes cuando se les ha declarado legalmente muertos. La gente no concibe que una persona muerta pueda ser resucitada… y tienen razón. Las personas declaradas legalmente muertas en realidad no están muertas. Podrían entrar en el momento del fallecimiento unos equipos de reanimación, con un carro de paradas, desfibriladores, como en las películas, y salvarle la vida a ese pobre anciano de 96 años que acaba de morir… para que pudiese vivir durante un par de horas más, entre dolor e inconsciencia, hasta que su corazón dejase de latir de nuevo. Eso no tendría sentido, evidentemente, así que cuando un paciente terminal fallece dejamos de encarnizarnos con él. Cuando se trata de alguien joven, con buenas expectativas, eso no sucede. Si un futbolista tiene un infarto en el campo le intentarán reanimar, se lo llevarán en ambulancia al hospital más cercano, si en la ambulancia se les para volverán a reanimarle, le operarán de urgencia, a corazón abierto, y si vuelve a pararse volverán a ponerle el corazón en marcha… la muerte no es un momento puntual, es un proceso, y nosotros detenemos el tiempo cuando ese proceso se ha iniciado, pero aún no se ha completado de forma irremediable, para permitir que, en el futuro, otros médicos, con mejor tecnología, revivan y curen al paciente.

  • Podría decirnos alguna prueba científica que nos haga pensar que la inmortalidad es posible?

Entendiendo inmortalidad como ausencia de envejecimiento, el mundo está lleno de pruebas científicas que demuestran la viabilidad de la inmortalidad. Hay animales inmortales, por ejemplo (como las Hydras), y, mucho más cercanas a nuestra biología, las células tumorales no envejecen… los tumores son inmortales, y solo mueren porque el paciente en el que anidan fallece, pero las células tumorales que se han extraído de esos pacientes y se cultivan en el laboratorio siguen creciendo y viviendo. El problema no es la falta de evidencia, es que nos negamos a verla, porque la idea de que nos vamos a morir está demasiado arraigada en nuestras creencias, y pensar que pueda no ser así en un futuro da tanto vértigo que preferimos seguir ciegos.

 

  • ¿Cual es la diferencia entre la expresión de ser “inmortales” o “amortales”?

Bueno, yo no soy un fanático de la terminología. A mí, que alguien diga “congelar” me parece bien. Aunque técnicamente no sea la palabra adecuada. Igual que en televisión hablamos de “congelar la imagen” y nadie se escandaliza porque, en realidad, no estamos enfriando la pantalla.

El concepto de inmortalidad es inalcanzable, significa que no puedes morir, ni de viejo, ni por una enfermedad, ni en un accidente, ni aunque quieras suicidarte… el concepto “amortal” pretende reflejar la idea de que la muerte no estaría inevitablemente vinculada a nuestra existencia, pero no que no pueda suceder, aunque seguramente, desde un punto de vista etimológico, sea un término igual de desafortunado. Se han propuesto alternativas como “expectativa de vida indefinida”, etc. pero, como ya he dicho, considero estas disquisiciones del todo irrelevantes.

 

  • ¿En qué consistirá su tarea en CECRYON cuando todo ya esté en marcha a finales de 2018?

Pues dependerá del éxito que tengamos. Si podemos crecer a la velocidad que nos gustaría me tocará formar y coordinar equipos médicos que actuarían en toda España y Europa, se trataría principalmente de un trabajo de gestión, algo que, como comentaba, se parece bastante al papel que te toca en un laboratorio clínico y que no me desagrada. Si el número de pacientes es más manejable dirigiré las intervenciones de criopreservación, primero in situ, en el lugar del fallecimiento del paciente, y luego en las instalaciones de la empresa, y me ocuparé de estar al tanto del estado de salud de nuestros paciente y coordinar el despliegue de nuestros recursos en base a dichos criterios clínicos.

Adicionalmente, me toca ocuparme de la comunicación, principalmente entrevistas en radio, televisión y demás medios de difusión. El tema tiene una complejidad técnica tal que hace deseable tomarse la molestia de explicarlo con detalle y rigor siempre que surja la oportunidad.

 

  • La criopreservación es legal en España?

Para los embriones humanos sí. Para los cadáveres también, o como mínimo lo es en la comunidad Valenciana. Existen algunas trabas legales, pero no se deben a que la criopreservación no sea legal, sino más bien al hecho de no estar bien contemplada en nuestra legislación. Todo lo que hacemos es transparente, y además tiene un impacto mediático muy elevado, de modo que puede tener la tranquilidad de que respetaremos la ley de forma escrupulosa.

 

  • ¿Las enfermedades mentales como la ansiedad, depresión, esquizofrenia serán curables en el futuro?

De momento, los conocimientos humanos y el avance científico y tecnológico no ha hecho más que crecer en toda la historia humana. Preguntar si las enfermedades mentales serán curables en el futuro es como preguntar si algún día llegaremos a pisar Marte. Lo único que podría evitarlo es que la especie humana se extinguiese. Otro tema muy distinto es preguntarnos cuándo lo conseguiremos. Podemos tardar más o menos, pero al final, es inevitable que ocurra. En el caso de las personas criopreservadas, dado que, para ellas, el tiempo está detenido, el tiempo que se tarde en encontrar una cura para cualquiera de las enfermedades que pudieran padecer no tiene la menor relevancia.

 

  •  Cuáles son las diferentes tarifas y servicios para la criopreservación de cuerpos humanos que ofrece CECRYON?

Fundamentalmente, el coste es de 200.000 € (IVA no incluido). Se puede pagar a tocateja o a través de seguros y planes de financiación. Las tarifas, en ese caso, dependen de criterios marcados por las compañías aseguradoras como la edad del paciente, etc. de modo que, para una respuesta a medida, lo mejor es ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra web. www.cecryon.com

 

  • ¿Qué opinión tiene de la existencia portales positivos y optimistas como El Mercadal?

Yo soy un Trekkie. Para mí el futuro siempre ha estado lleno de optimismo y positividad. Creo que la historia también nos enseña eso, y también creo que se hace demasiado hincapié en las noticias negativas (porque son las que más venden), de modo que os felicito por la iniciativa.

 

  • Mande un mensaje esperanzador y de optimismo a todos los usuarios de nuestro portal digital.

Si está usted leyendo esto tiene la suerte de estar vivo, y la oportunidad de hacer realidad todos sus sueños y deseos, y de experimentar absolutamente todo aquello que quiera experimentar. La vida es muy corta, pero, con la tecnología actual, podemos, cuanto menos, tener la esperanza de gozar de una segunda oportunidad, y la ocasión de hacer, en el futuro, todo aquello que siempre hemos soñado. El único enemigo es el miedo a intentarlo.

 

Llegir 159 vegades Darrera modificació el Dijous, 11 Octubre 2018 17:57
Josep Maria Castells

Nascut a Lleida el 13/2/1989. Director i fundador del Mercadal de Balaguer desde fa 8 anys i actualment visc a Lleida. Sóc community manager d'empreses, entitats i partits polítics.

Sóc influencer i vaig ser autor de 5 blocs d'opinió. Activista sociocultural i filàntrop. Optimista. Durant l'adolescència ja apuntava maneres i vaig demostrar a la galeria tot el meu talent i vocació pel periodisme en ser el creador de la primera ràdio i televisió en streaming de la província i participant desinteressadament en programes radiofònics d'emissores de prestigi en aquells temps com ara Flip Flap Ràdio i RNE4.

Vaig ser locutor durant una temporada a Ràdio Artesa de Segre amb només 15 anys i desde llavors també vaig participar assiduament en diversos mitjans de comunicació.

Compto amb una trajectòria com activista sociocultural a  Balaguer de gairebé 15 anys i entre altres coses vaig impulsar una entitat juvenil a la capital de La Noguera i vaig ser impulsor i director de l'emissora Ràdio Connecta de Balaguer.

He participat puntualment en programes de televisió a nivell estatal com ara "Espejo Público" d'Antena3, i de ràdio a Onda Cero a "Nits de ràdio" i de forma molt puntual al Periódico de Catalunya i La Vanguardia.

A més he participat en diferents conferències i taules de debat; una sobre periodisme optimista al IEI de Lleida i a la taula rodona titulada «Els mitjans locals en l'era global» el 2016 a la Universitat de Lleida.


Vaig arribar a ser finalista de la VII edició dels Premis Lleidatans de la Jove Cambra Internacional.
Avui en dia estic intentant elaborar el meu primer llibre que inclourà un recull dels millors articles publicats a les diferents revistes i periòdics del territori. Actualment estic impulsant l’elitocràcia amb la recepta màgica de l’optimisme. El meu lema a la vida és OPTIMISME.

 Em considero una persona sincera, persistent, ambiciosa, empàtica, altruista, filantròpica, sana i esportista. Compto amb coneixements bàsics de cuina, serveis de restaurant. Em fascina la psicologia, sociologia,l' innovació, noves tecnologies, periodisme, màrqueting, comerç, política, democràcia, associacionisme, drets humans i pau, etc.

Al llarg de la meva vida aspiro a col·laborar i treballar a TV3, Flaix FM, RTVE, Zeta, Atresmedia, Mediaset i Grup Godó. 
Em sento molt identificat amb les marques i valors de Mediamarkt, Google, Facebook, IBM, Amazon i Microsoft on m'agradaria poder treballar en un futur. 

Sóc persona de cul inquiet que li agrada tocar moltes tecles a la vida, d'afany incansable, que persisteix i lluita fins al final.

La persona que més admiro del món és el professor i científic José Luis Cordeiro. 

www.elmercadal.cat

 

El temps a Balaguer

 

 

 

 

 

Director i fundador:
Josep Maria Castells i Benabarre